Los libros deben sentirse bien… muy bien. Es que en nuestro liceo fueron celebrados con bombos y platillos, debido a que tanto el Departamento de Lenguaje como el Centro General de Estudiantes realizaron sendas actividades para conmemorar el Día Internacional del Libro.

César Sepúlveda, Coordinador Pedagógico del Departamento de Lenguaje, y Valentina Salinas, alumna premiada el 4to. Año «A».

Por un lado, el Departamento de Lenguaje organizó un acto en donde un grupo de alumnos leyeron fragmentos de distintos escritores latinoamericanos como Alfonsina Storni, Nicanor Parra, Mario Benedetti, José Marti, Rafael Alberti y Jorge Luis Borges. Asimismo, el profesor de Historia, Nelson Villar, expuso sus reflexiones con respecto a la naturaleza humana, su evolución y la relación con el arte, especialmente la poesía y los libros. Posteriormente, un grupo de estudiantes cantaron «Gracias a la Vida» y «Volver a los 17» de Violeta Parra.

Cabe destacar que la alumna Valentina Salinas, del 4to. Año «A», recibó un reconocimiento de manos del profesor de Lenguaje, César Sepúlveda, consistente en una hermosa edición de «Martín Rivas», uno de los libros emblemáticos de la literatura chilena. La alumna fue premiada debido a su gran gusto por la lectura, demostrado en el alto uso que le da a la biblioteca de nuestra institución.

Lectores en tiempos de smartphones

Asimismo, en el patio, más de un centenar de alumnos llevaron sus libros y disfrutaron de la lectura y de charlas con los poetas locales Moisés Castillo y Miguel Reyes Pincheira. La actividad fue organizada por el Centro General de Estudiantes (CGE) y contó con la presencia del director de la Biblioteca Municipal, Manuel Quevedo, quien calificó de valorable la iniciativa porque «siendo un establecimiento técnico profesional, que tengamos tantos buenos lectores, con lecturas libres, independiente de las lecturas que obligatoriamente el ministerio pide, creo que es una cosa muy valorable y debería ser un ejemplo para los otros colegios de Linares donde no hay tanta lectura de forma voluntaria». Quevedo se mostró entusiasmado, sobre todo en esta época donde el libro «está a punto de pasar a la UTI. Yo creo que la tecnología está dominando y va a seguir dominando por los siglos de los siglos, pero todavía hay gente que lee… y gente buena». Agregó que los amantes de los libros van a hacer un aprovechamiento de la tecnología para beneficiar la lectura: «si lo hacen de esa manera, bienvenido sea. Va a depender de la mentalidad de los jóvenes que están leyendo», dijo. Destacamos que, además, en el patio se instaló una exposición de libros provenientes de la Biblioteca Municipal.

Asimismo, Karina Basualto, del 1ero. «C», dijo que su acercamiento a los libros fue «algo personal que mi mamá me introdujo, pero como ella ya es adulta no tiene tiempo para leer. Me dijo que las historias eran bonitas, que tenían harto significado y para ella también significan harto. En mi caso es así, porque me metí a la lectura y como que me gustó mucho».

Por su parte, Frank Riquelme, también del 1ero. «C», señaló que el libro sirve para tener más cultura. «Yo creo que en los libros la información está más exacta, más precisa, porque en Google igual está pero más resumida y no tan exacta». El alumno señaló que las redes sociales, por ejemplo, son atractivas, pero igual es mejor leer un libro debido a que «es más tranquilo, más pacífico, más natural», finalizó.