Arlette Acevedo, obtuvo ayer el tercer lugar en el Cuarto Concurso Literario por la Sana Convivencia Escolar de Linares 2017. La ceremonia fue realizada en la Biblioteca Municipal y contó con la presencia del alcalde, Mario Meza, la profesora jefe, Verónica Garrido Soto, entre otras autoridades del DAEM y los demás alumnos que participaron.

El relato se llama «Fabián Villegas» y plantea la historia de un alumno con diferente orientación sexual. «Me motivó, porque es un tema que está muy presente en nuestro tiempo y todavía hay gente que no lo acepta. Todavía no toleran que hay gente distinta y que merece respeto», dijo Arlette. Agregó que «tienen que aceptar, porque no pueden cambiarlos y nadie debe obligar a otra persona a ser alguien que él no quiere».

Según la alumna del 1° año G, «el premio es por participar en el concurso y por ser consciente de la convivencia escolar, de que cuando uno ve un problema tiene la capacidad de resolverlo. Me parece muy bien que se premie a los alumnos porque nos incentiva a seguir haciendo este tipo de cosas como escribir, leer, solucionar los problemas. Incluso a veces uno puede hacer actos innecesarios que se pueden ver como discriminación y uno ni siquiera se da cuenta. Hay que tener la mente más abierta ya que los tiempos están cambiando», concluyó.

La premiación fue convocada por el Departamento de Educación de la Ilustre Municipalidad de Linares dentro del marco del Cuarto Concurso Literario por la Sana Convivencia Escolar de Linares 2017. El objetivo fue promover la participación y creatividad de los alumnos de la comunidad escolar en torno a la sana convivencia en los establecimientos educativos municipales de la comuna de Linares. Se buscó desarrollar las capacidades artísticas y creativas de los niños y jóvenes desde la mirada de la convivencia escolar, también generar espacios de creación de contenidos y fomentar la confianza de los alumnos en sus propias capacidades.

Participaron alumnos de 1° a 4° Medio de los liceos municipales y los trabajos fueron evaluados por profesionales de la comuna de Linares no vinculados a establecimientos educacionales.

A continuación, el texto de Arlette que obtuvo el 3er. lugar:

Fabián Villegas

Hola, soy Fabián, tengo 17 años y soy gay, se lo dije a mis padres a los 16 años, estaban muy sorprendidos, pero luego comprendieron y ahora están bien con eso, en cambio a Sofía, mi hermana mayor,  se lo dije a los 15 años, porque ella siempre ha sido de mente abierta.

Quise ocultárselo a mis compañeros por un tiempo, aún no me sentía seguro de mí mismo como para compartir mi secreto con    ellos; y cuando lo descubrieron, comenzaron los problemas. Estaba en un parque con Rodrigo, mi actual pareja, estábamos celebrando nuestro primer trimestre juntos, y unos compañeros y amigos de mi liceo pasaron por allí, ellos solo nos vieron y siguieron con su camino, yo pensé que no se habían dado cuenta de que Rodrigo y yo estábamos de la mano o simplemente se dieron cuenta pero les daba lo mismo, y a la semana siguiente, me di cuenta de que estaba equivocado. Sí, se dieron cuenta, pero no les bastó con hacer una mueca de asco el día lunes cuando me vieron entrar al liceo, sino que se encargaron de contárselo a casi la mitad de los alumnos. En resumen, en la mañana cuando llegué, mis compañeros y demás personas  me miraban feo, e incluso algunos me decían  cosas como: anormal, asqueroso o aléjate de mí. Me sentí terrible, casi todo el liceo sabía mi orientación sexual y me criticaban, solo por ser diferente a ellos.

Los días pasaron y sufría bastante bullying, solo psicológico, hasta que un día, se lo conté a mis padres. Ellos inmediatamente fueron a hablar con la directora, quien no sabía nada del asunto, y ese mismo día convocó a un acto y habló: “Yo sé que muchos de ustedes en realidad no aceptan las diferencias aunque digan que sí, y sé que molestan a una persona por tener una orientación sexual distinta, pero ¿Por qué lo hacen? Todos somos iguales, pero a la vez distintos, todos tenemos los mismos derechos, y que esa persona tenga otros gustos, ¡no significa que no sea humana como para tratarla mal!”

No sé si fue su tono de voz fuerte o porque realmente las palabras cavaron hondo en sus mentes, pero desde ese día no me molestan, incluso algunos se disculparon conmigo por tratarme mal. Se puede decir, que desde aquel día me aceptan como soy y puedo vivir en paz.

 

Nombre: Arlette Antonia Acevedo Quintana.

Edad: 14 años.

Liceo: Instituto Comercial de Linares.

Curso: 1° G

Profesor/a Jefe: Verónica Garrido.