Hasta la biblioteca del Instituto Comercial llegó, el pasado lunes, el subcomisario de la Policía de Investigaciones (PDI), Luis Troncoso, para dictar una charla sobre la Ley 20.000 a todos los profesores del establecimiento. Esta ley tipifica delitos y faltas relativas al tráfico y consumo de drogas.

La actividad fue organizada por profesionales del Departamento Psicosocial del liceo, quienes constantemente están a la vanguardia en el tratamiento de la problemática que genera el consumo de sustancias ilícitas, todo con el fin de prestar apoyo y orientación a los estudiantes y a la comunidad educativa en general.

Se trataron temas como los distintos tipos de drogas, las insólitas formas que tienen los delincuentes para ingresarlas al país, la interacción con las sustancias lícitas y los dañinos elementos que usan los traficantes para aumentar el volumen de sus dosis. El policía también explicó lo que significa tráfico y microtráfico, destacando que simplemente cambiar de lugar una droga, independiente de la cantidad, es considerado un delito. La autoridad también se encargó de dejar claro que la Ley 20.000 no ha sufrido modificaciones y que el cultivo y/o consumo de cannabis, floripondio, hongos o cactus alucinógenos, sigue siendo ilegal y se sanciona con penas de presidio y multa.

Luis Troncoso, subcomisario de la PDI, fue claro y preciso al explicar que la Ley 20.000 no ha sufrido modificaciones.

Sin embargo, lo más importante para el subcomisario Troncoso fue dejar en claro que la sustancia no es el problema, sino las nefastas consecuencias que provocan los traficantes y los consumidores sobre el bien común.

“Todos de alguna u otra forma vamos a ser vulnerados y muchas veces no tomamos el rol que nos corresponde socialmente porque la droga no ha tocado mi puerta o porque no tengo ningún hijo drogadicto, pero ¿qué pasa si el día de mañana uno de nuestros seres queridos es asaltado o violentado por un individuo que necesita obtener droga?”, aseveró el subcomisario. Agregó que este no es un problema que las policías tengan que asumirlo y solucionarlo, sino que es un asunto de todos, “de los alumnos que ven a sus compañeros consumiendo droga, de los profesores, de los paradocentes, inspectores, psicólogos, apoderados, equipos psicosociales, auxiliares; y qué mejor que mantener sectores protegidos porque hoy en día la droga está en todas partes”.

Asimismo, Troncoso dijo que “con la globalización se le ha bajado el perfil de riesgo a ciertas situaciones, por ejemplo en las películas, en Internet, en organizaciones que muchas veces dentro de su postura defienden el consumo de droga y no ven la realidad del más desprotegido, que por condiciones biológicas, nutricionales o incluso emocionales, el efecto de la droga no es el mismo. Tenemos a artistas que defienden el consumo de marihuana, pero ellos tienen una amplia red de apoyo y no les falta comida ni tienen tampoco grandes responsabilidades. Lamentablemente los más vulnerados son los que más sufren porque el tema de la dependencia es mucho más fuerte. Hay niños que tienen que esperar todo el fin de semana para llegar el lunes al colegio a comer y ¿qué pasa cuando están de vacaciones?”.

Para el subcomisiario la problemática social tiene muchas variables, pero con la droga estos factores se incrementan y nos vulneran.

INSTITUTO COMERCIAL HACIENDO LAS COSAS BIEN

Luis Troncosco, también opinó que “acá en el Instituto Comercial hay preocupación, se están viendo los problemas y se está actuando. El tema es que tienen claro que nuestras generaciones jóvenes deben tener presente que hay que prepararse para el futuro y la droga es un flagelo que destruye vidas. La adicción hacia una sustancia no funciona de la misma manera en todos los organismos y ahí es donde muchos se pierden en el camino y en este establecimiento están atentos y actuando”, concluyó.

Por su parte, la directora del Instituto Comercial, Jacqueline Concha, agradeció la exposición de la PDI, añadiendo que “el subcomisario Troncoso tiene un contacto directo con nosotros y nuestro equipo psicosocial está en constante comunicación con la policía y es por eso que en esta colaboración mutua, muchas veces hemos logrado desbaratar ciertos grupos. Nos comentaban que en los últimos días hemos sacado del mercado más de 400 dosis de marihuana, siendo requisados por la policía. No es algo menor”. Agradeció también el trabajo en equipo y destacó la asociación estratégica que se ha establecido con la PDI y el OS7, debido a que “no cerramos los ojos frente a la realidad que nos rodea y que a veces, como sociedad, casi nos supera. La idea nuestra es que nunca nos llegue a superar”. Concluyó diciendo que como Instituto Comercial también son parte de del combate a la droga y no un cómplice pasivo.