Una charla para potenciar los hábitos de estudio y prevenir el consumo de drogas en los estudiantes, se realizó el pasado miércoles en el Instituto Comercial. La actividad fue organizada por el Departamento Psicosocial de nuestro establecimiento y contó con la participación de padres y apoderados de 3° y 4° año.

La finalidad de estas exposiciones es orientar a los adultos para que en los hogares puedan crear ambientes propicios para el estudio, además de entregar herramientas de organización y detección temprana de adicción a sustancias.

Crear un sistema de recompensas, calendarizar las evaluaciones, registrar las notas, conocer el horario de los jóvenes y 45 minutos de lectura diaria en los ramos con mayor dificultad, fueron algunos de los consejos entregados por los profesionales del Departamento Psicosocial. Además dejaron en claro que el estudiante debe estudiar sin sueño, sin hambre, sin internet, sin celular, sin estar cuidando a los hermanos y sin ser mandado a realizar otros quehaceres.

David Donoso, Trabajador Social de nuestro liceo, dijo que “la recepción de los padres ha sido buena y la asistencia alta, a pesar del horario y de lo que significa venir al liceo con el frío y el ajetreo de un día laboral”. Añadió que esta charla se enmarca dentro de las actividades de la Escuela para Madres, Padres y Adultos Responsables, iniciativa propuesta por el Departamento Psicosocial para guiar el proceso educativo de los alumnos. Donoso agregó que durante el segundo semestre tienen programados más talleres y charlas de capacitación y soporte.

ATENTOS EN EL HOGAR

El subcomisario, Luis Troncoso, detalló los principales aspectos de la Ley de Drogas.

Por su parte, hasta el instituto también llegó el subcomisario de la Policía de Investigaciones, Luis Troncoso, quien explicó los alcances de la Ley 20.000 (o Ley de Drogas) y fue enfático manifestando que no ha sufrido modificaciones. Señaló que la legalización de la marihuana es sólo un proyecto y que hoy, en nuestro país, está penado el poseer, consumir y traficar droga. Además, dijo que se ha detectado en los últimos años un aumento en el uso ilegal de drogas permitidas como, por ejemplo, los psicotrópicos.

Troncoso llamó a los apoderados a estar atentos. La presencia sorpresiva en el hogar de medicamentos sujetos a control de psicotrópicos o estupefacientes, sin estar recetados por un médico, puede suponer un trasfondo de consumo de otro tipo de drogas como la marihuana o la pasta base de cocaína. Añadió que en los establecimientos educacionales se habla, por ejemplo, de “el trencito”, forma que tienen los estudiantes para referirse al ansiolítico clonazepam, usado ilegalmente con fines recreativos y para aliviar los efectos indeseables del consumo de drogas duras.