Es tiempo de reflexiones y agradecimiento. Es que este año se cumple un cuarto de siglo desde que el Instituto Comercial comenzó su funcionamiento en el edificio de calle O’Higgins, frente a la Plaza de Armas y qué mejor que la Licenciatura de la Generación 2017 para procesar las vivencias, entender cuáles son las metas a las que se ha llegado, hacer recuentos Y confirmar que se lleva la vía correcta, alineados con los objetivos principales, adquiriendo nuevos desafíos.

Llegó la hora. Antes de lo esperado, para muchos. Es que el tiempo se pasa volando y así lo sintieron los 291, hoy exalumnos, al celebrar uno de los momentos más solemnes e importantes de nuestra Comunidad Educativa: la emocionante Licenciatura de Enseñanza Media Técnico Profesional 2017.

Fue una ceremonia con un marcado garbo y la presencia de importantes autoridades, ya que hasta el patio principal del establecimiento llegaron el alcalde Mario Meza Vásquez; la directora, Jacqueline Concha Albornoz; el jefe de la Dirección Provincial de Educación, Jorge Tapia; el representante del Departamento Comunal de Educación, Juan Cifuentes; los concejales Myriam Alarcón y Luis Concha, así como también invitados especiales, directores, padres, apoderados, alumnos, exalumnos y la comunidad en general. Fueron testigos del momento cúlmine en la formación de otro grupo selecto de jóvenes que tendrán como misión hacer de su vida una experiencia vigorosa, exitosa, donde sus convicciones y cimientos valóricos serán útiles herramientas para desarrollarse y construir una sociedad justa, libre y feliz.

El alcalde entregó un cálido discurso para los egresados.

La autoridad máxima de nuestra comuna, Mario Meza Vásquez, manifestó que no quería permanecer ajeno a esta licenciatura porque “es uno de los procesos más trascendentales de la vida de un joven y también de la vida de una familia. De la vida de una familia porque culmina una etapa y han confiado en la Corporación Municipal de Linares para educar a sus hijos, para entregarles no solamente herramientas formativas, académicas, sino también valóricas. Y para los jóvenes porque quizás están culminando la etapa más hermosa que un ser humano puede tener que es, precisamente, el proceso de la escolaridad”. Añadió que los licenciados “se van a enfrentar a un mundo de múltiples desafíos. De ahora en adelante el camino que van a enfrentar lo van a asumir con sus propias decisiones, con aciertos y con desaciertos también, porque la vida está hecha de múltiples errores que nos llevan al éxito. Hemos entregado lo mejor de nuestros esfuerzos para que los egresados tomen las mejores decisiones”, concluyó.

El rol del profesor, su visión e influencia

“Durante este transitar, alrededor del arte de la enseñanza y del aprendizaje, he venido reflexionando continuamente acerca del rol que como docentes debemos construir como profesionales de la educación. En respuesta a esta preocupación personal, he llegado a la conclusión de que todo docente debe tomar como modelo de enseñanza el ejemplo de vida. Es decir, el profesor debe enseñar a través del ejemplo. En ese diálogo cercano que tenemos con los estudiantes, les pedimos que sean responsables, tolerantes,  amorosos, solidarios. Es deber, entonces, que en el diario vivir debamos hacer realidad cada uno de estos preciados valores, proyectándose esta gran responsabilidad a la noble profesión que hemos elegido”, expresó la directora del Instituto Comercial, una profesora que debutó en el maravilloso pero complejo mundo de la educación hace ya más de 30 años.

La titular del establecimiento, se refirió a los casos de alumnos que llegaron sin expectativas al liceo pero que obtuvieron resultados destacables, mejorando su perspectiva y autoestima; “estas son algunas de tantas historias que dejan muy en claro que la labor de sus maestros no solo se limita a una hora de clases, sino que sus maestros son también de la escuela de la vida, de la escuela de la calle, de la escuela del corazón. No es casualidad, entonces, que el 20 por ciento de nuestros docentes haya alcanzado los estándares más altos en la carrera docente, quedando en la categorización de Expertos”, agregó.

Para la directora, el Instituto Comercial hoy educa a los estudiantes para que sean ciudadanos reflexivos, activos y críticos: “no teorizamos con los principios de calidad, vivimos con ellos; somos incluyentes, respetamos a los estudiantes en su individualidad, entregando una tremenda y variada oferta de actividades educativas. Somos inclusivos porque los acogemos cuando enfrentan problemas. Le educación que entregamos equipara a los jóvenes con las capacidades y conocimientos necesarios para asumir competentemente su condición de ciudadanos. Es por ello que puedo afirmar que la educación que les entregamos mejora las capacidades laborales”, señaló, agregando que han aumentado los índices de titulación, desde el año 2013, casi en un 100 por ciento. De 152 estudiantes que egresaban el año 2013, hoy la cifra llegó a 291. “Les equipamos con las capacidades para seguir aprendiendo, les proporcionamos herramientas para ser ciudadanos informados, responsables y capaces de plasmar y desarrollar sus propios proyectos de vida”, aseveró.

Sin ir más lejos, este año, el Instituto Comercial dio un ciclo de charlas de profesionales expertos en distintas áreas, todos ellos exalumnos del colegio, para demostrarle a los jóvenes que se licencian que es perfectamente factible ubicarse bien en el quehacer profesional. Los exalumnos mostraron un gran sentido de pertenencia y entregaron sus testimonios de vida con el único fin de enviar el mensaje de que quien persevera alcanza.

“Este no es un ‘instituto comercial’, contribuye a satisfacer el derecho a aprender y a innovar también y para ello hacemos modelaje. Hoy somos el único establecimiento educacional de la región que entrega la especialidad de Programación; y a nuestros Administradores los dotamos de menciones, unos en Recursos Humanos y otros en Logística. Tenemos una orquesta sinfónica que aprende y estudiantes que en distintas áreas se desarrollan con grandes talentos, promoviendo así los principios de calidad educativa. Pero, esto no sería posible sin el apoyo de nuestras autoridades que se comprometen con la educación pública y que han creído en nuestro proyecto pedagógico. Y me refiero específicamente a nuestras autoridades locales que sí han creído en nosotros”, manifestó Jacqueline Concha.

Agradeció a cada familia por haber convertido sus expectativas en acciones concretas de apoyo al trabajo del colegio, compartiendo los objetivos institucionales y confiando el proceso formador para que, en un trabajo en conjunto se concrete un mejor futuro para cada uno de los jóvenes, posibilitando un mundo de oportunidades. “Promoción 2017, quiero expresarles mis agradecimientos por ser extraordinarios y pedirles un compromiso férreo: sientan el orgullo de haber formado parte de este prestigioso Instituto Comercial, llevando el sello de esta comunidad educativa donde quiera que vayan. Nosotros ya nos sentimos orgullosos de ustedes”, concluyó.