Uno de los objetivos principales de la educación es formar jóvenes con las herramientas necesarias para desempeñarse en el mundo profesional y lograr ser felices. Sí, ser felices. Por lo mismo, la Unidad de Formación Ciudadana, en conjunto con el Departamento de Convivencia Escolar buscan evitar las situaciones que generen violencia y rompan la calidad de vida de los estudiantes.

Es por esta razón que, mediante una serie de charlas para apoderados, dictada por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (SENDA) y Carabineros de Chile, los estamentos del colegio buscan resguardar los factores sociales, familiares, escolares e individuales, a los que están sometidos los alumnos. Es de suma importancia la intervención temprana en el núcleo familiar y alertar a los adultos responsables sobre cómo evitar dichas situaciones.

Las exposiciones se realizan en el Salón Principal de la Biblioteca y tratan los conceptos generales de la Ley 20.000 y de la Ley de Responsabilidad Penal Juvenil 20.084, además de describir las características biológicas, psicológicas y sociales que envuelven los factores protectores familiares.

En total, son tres sesiones, que comenzaron el 16 de agosto y terminan el jueves 30 en la tarde. Con esto, el Departamento de Convivencia Escolar y la Unidad de Formación Ciudadana, buscan generar consciencia de que el establecimiento es un ente seguro para los jóvenes y colaborador en la tarea de los padres, a través de su constante preocupación por el consumo de drogas y la calidad de vida de sus alumnos.

Organizan, colaboran y participan en las actividades, la Encargada de Convivencia Escolar, Paula Garrido; la Encargada de la Unidad de Formación Ciudadana, Maricela Saavedra; y el Trabajador Social, Héctor Moris.