Nuestra ciudad crece. Algunos retornan a vivir después de muchos años, otros simplemente llegaron y no se fueron nunca más. Lo cierto es que Linares encanta, cambia, se desarrolla, surgen problemas, se buscan soluciones, se vive, se palpita urbe y, sobre todo, la especial personalidad acogedora de sus habitantes se mantiene, aporta y construye.

Y el pasado 23 de mayo se celebró el Aniversario 225 de la Villa San Ambrosio, primero con el saludo de la Banda Instrumental del Liceo Valentín Letelier en el frontis del Municipio, para luego dar paso a los saludos protocolares entre las autoridades de la intercomuna.

Posteriormente, al mediodía, se llevó a cabo la ceremonia de homenaje a los fundadores en el Obelisco de la Plaza de Armas, lugar donde el alcalde Mario Meza dio un sentido discurso en donde señaló el esfuerzo que se está haciendo en nuestra ciudad, la que elegimos, la que nos gusta, la urbe donde pasamos nuestros días y dedicamos nuestro quehacer.

En la ocasión, alumnos del Liceo Bicentenario Instituto Comercial, bailaron unos pies de cueca, invitando, incluso, a las autoridades a participar. Además, una delegación compuesta por diferentes integrantes del colegio acompañó las diferentes actividades de la fiesta, que incluyó un saludo a la ciudad con honores de cañón, a cargo de la Escuela de Artillería.

Salve Santa Ciudad Encantadora, dijo el himno que cerró la celebración. Fría, por ser otoño, pero viva, pujante y prometedora, por ser linarense. Nuestro Liceo Bicentenario estuvo presente y a continuación presentamos una galería de fotos de tan destacable evento.